Tips de una mamá recién llegada: Paulina Gonzalez

Paulina Gonzalez es originaria de la Ciudad de México. Tiene 18 años viviendo en Canadá con su hijo Kyane y nos cuenta su experiencia llegando a Canadá.

¿Cómo fueron tus primeros dos años en Canadá?
Mis primeros dos años en Canadá fueron de descubrimiento. Descubrir un nuevo país, una nueva cultura, una nueva forma de vivir, pero también, descubrir mi propia fuerza. Enfrenté muchos desafíos, por ejemplo; la barrera del idioma, adaptarme al costo de vida, el clima, la falta de oportunidades para una joven recién llegada sin experiencia canadiense y, por supuesto, encontrarme completamente responsable de mi bienestar y mi propio éxito. A pesar de esto, también fue en esos primeros dos años que realmente descubrí lo afortunada y resistente que soy. Tengo la suerte de tener una familia que me apoya y tuve la suerte de encontrar personas en el camino que, sin siquiera conocerme, me abrieron sus puertas, me ofrecieron una mano, me brindaron su apoyo y me ayudaron a encontrar nuevos oportunidades. Mirando hacia atrás, creo que eso es lo que me mantuvo esperanzada y motivada para seguir abriéndome camino y construyendo una vida en Canadá.

Cuéntanos sobre la experiencia profesional que tienes
Me mudé a Canadá un año después de graduarme con honores en Administración de Empresas Turísticas en la Universidad del Valle de México. Al llegar, me hubiera gustado trabajar en algo relacionado con mi carrera; sin embargo, sin experiencia previa, tuve que empezar con trabajos como limpiadora, mesera, cocinera y obrera de fábrica. En algún momento tuve una oportunidad no remunerada como agente de viajes, que tomé como una inversión para mi futuro. Después de unos meses, esa decisión cumplió su propósito y me ofrecieron un trabajo remunerado en otra agencia de viajes en la que trabajé durante cuatro años hasta que regresé a México. Cuando regresé a casa, con mi dominio del inglés, pude conseguir un trabajo en servicios para huéspedes en un hotel de renombre en la ciudad. Un año después, se estableció la primera Embajada del Estado de Kuwait en México dentro del hotel donde trabajaba, y de manera inesperada, me ofrecieron un trabajo como asistente del embajador y organizadora de eventos. Dos años después, regresé a Canadá. Haber trabajado en la Embajada de Kuwait, me benefició para conseguir un trabajo en el Consulado de México en Toronto. Cuatro años más tarde, mi vida dio otro giro y conseguí un trabajo en el Ministerio de Educación de Ontario.

¿Cuáles son los retos que enfrenta una mamá trabajadora en Canadá?
Creo que una de las cosas más difíciles fue encontrar el equilibrio. Como madre soltera era difícil manejar las responsabilidades del hogar tratando de guiar a mi hijo de la mejor manera posible y pasar tiempo de calidad con él, además de administrar el trabajo, buscar oportunidades de crecimiento profesional y tratar de encontrar tiempo para cuidarme. A veces me sentía exhausta y abrumada, pero de alguna manera tenía que hacer que funcionara para los dos.

¿A qué te dedicas actualmente?
Actualmente soy Coordinadora de Proyectos/Oficial Superior de Protocolo en la Oficina del Gabinete del Ministerio de Asuntos Intergubernamentales de Ontario. Nuestra oficina gestiona la relación entre las representaciones extranjeras en Ontario y la oficina del Primer Ministro y el Gabinete de Ministros. También trabajamos con la oficina del Teniente Gobernador.

¿Qué consejo les darías a esas mamás que a diario enfrentan retos como ser mujer y tener un hijo?
Creo que es importante tratar de construir una red de personas en las que puedas confiar y a las que puedas contactar cuando sea necesario. Como padres, nada se compara con pasar tiempo con nuestros hijos, pero hay días en los que solo necesitamos dar un paso atrás y encontrar un momento para tomar un respiro y realinearnos. Tener una comunidad a la que pedir apoyo puede marcar una gran diferencia.

¿Qué disfrutas en tu tiempo libre, qué haces?
Tengo una mente muy curiosa y un alma nómada. Realmente disfruto aprendiendo cosas nuevas, practico la meditación y la atención plena, ya que creo que expande mi mente y mi perspectiva. La música, el canto y la risa son imprescindibles en mi día a día. Una de las cosas que realmente me hace sentir realizada es viajar con la gente que quiero y descubrir nuevos lugares con ellos.

Input your search keywords and press Enter.