Sabor, The Latin Flavour Guide

Sabor, The Latin Flavour Guide
Priscila Montero

Kensington Market is home to some of the most culturally vibrant people in the entire city, not to mention it’s home to some great food.

On the last Sunday of May, I visited Latin Taste, a small businesst hat serves Peruvian, and South American food. Latin Taste opened its doors only three months ago.

The chef Lorena Ramos is originally from Huaral (located 80 kilometres north of Lima) and according to her, “That is where the real Peruvian food is served.” Sully Rios, Lorena’s daughter, and her mother are the women behind the new restaurant.

There’s a barbecue outside of the restaurants doors and a delicious smell. It is practically impossible to step inside due to the amount of people. It’s also a smaller restaurant  but has outdoor seating that can be enjoyed—weather permitting.

Sully, who also is a waiter/hostess, steps out of the restaurant wearing a white chef coat and a big smile. She offers authentic Peruvian coffee and tells us about the menu items still available (Tip: arrive early next time). Fortunately, for me the two things I wanted the most are available:  quinoa and ceviche.

Our starters—two tamales— arrived at our table ($4.5 ea.). The first one made out of chicken and olives and a hint of cumin, which is the traditional Peruvian preparation; the second made out of quinoa and cheese, this is a creation of Lorena who won an award for its originality at the Saint Lawrence Market a couple of years back.

Both tamales are plated with a fresh combination of red onions and green peppers marinated in lime. The tamales are wrapped in banana leaf and the chicken tamale is made out of corn dough processed entirely by Lorena and Sully. If you arrive at a good time, you can also find tamales of chancho, criollos and spinach with cheese.

Sully returns to our table with a empanada filled with spiced chicken and jalapeño ($2.50). They also offer meat and spinach empanadas with fresh cheese, for the same price.

Even though we ate a lot, we couldn’t wait for the main course: The Ceviche ($10). These tiny chopped white filet of fish are marinated with lime, set on top of sweet potato and lettuce, and sided with grains of choclo. The combination makes this dish even more spectacular to the eyes and to your tastebuds.

After so much deliciousness, Lorena who visited our table to ask how everything was going and to offer more coffee and dessert. She explained that she prepares everything with great passion.  You can notice the love she puts into everything she makes, it’s impossible not to. In just a couple of minutes, with our cups filled with a aromatic coffee, a churro makes it’s way to our table and this one tastes like a real churro is meant to taste, covered in sweet caramel; so does a alfajor (corn flour cookie, also filled with sweet caramel).

The Peruvian food served at Latin Taste is a great introduction to all newbies. Its flavours are strong but not over powering. Prices are affordable. My only minor issue was the fact that the restaurant was on the small side and there were only three tables.

Lorena is also a chef of another Peruvian gourmet restaurant, called Boulevard Café.

Latin Taste is located on Baldwin Street inToronto. To learn more about this restaurant, including its schedule, special events and other services visit them online: www.facebook.com/416LatinTaste

——————————-

Hablar de Kensington Market inmediatamente nos hace pensar en transiciones étnicas, culturales, linguísticas y, lo más importante aquí, gastronómicas. Todas estas transiciones poco a poco van empapando nuestra ciudad y sus alrededores haciéndola el grandioso mosaico de diversidad que es.

Es un nublado y último domingo de mayo, con un Kensington Market en su fase peatonal que después de una lluvia intensa poco a poco se llena a pesar de que el clima no es el más favorecedor. Entre tanta música, terrazas ahora abiertas, colores y aromas es difìcil decidir en dónde comer aquí. Pero yo ya tengo un destino: Latin Taste, un lugarcito en el que se sirve comida peruana y sudamericana que apenas abrió sus puertas hace no más de tres meses.

La chef Lorena Ramos, quien es originaria de una ciudad llamada Huaral (ubicada a 80 kilómetros al norte de Lima) y de donde ella misma clama que proviene la verdadera comida peruana, y su hija Sully Rios son las responsables de darle un nuevo toque a la oferta de gastronomía latinoamericana de esta zona que (aceptémoslo, ya le hacía falta) se sirve aquí.

Latin Taste nos recibe con un asador fuera del lugar y un exquisito olor, es prácticamente imposible entrar por la cantidad de gente que hay adentro y por el reducido tamaño del local, así que ya no suena tan mal tomar la pequeña mesita al frente a la que ahora le salpica un poco de lluvia.

Sully, que también funge como mesera/anfitriona, sale vestida en una filipina blanca y en una gran sonrisa a ofrecernos un café auténtico del Perú, también nos cuenta de los platillos que aún tienen disponibles porque ya es tarde y ese día les había ido bastante bien.  (Dato: llegar temprano la siguiente vez). Afortunadamente quedan dos de los elementos que quería probar: quinoa y ceviche.

Empezamos con lo que por lo de la descripción parecía que sólo era un aperitivo para abrir más el apetito, pero por las cantidades debe ser un apetito que se haya dejado crecer por días. Déjelo crecer.

Llegan a la mesa un par de tamales ($4.5 cada uno). El primero de pollo con aceitunas y un delicado sabor a comino, que es la preparación peruana más tradicional; el segundo de quinoa con queso, receta que es creación de Lorena y que ganó un premio por su originalidad en Saint Lawrence Market hace un par de años. Ambos acompañados de una mezcla de frescura: cebolla morada y pimientos marinados en limón. Los tamales están envueltos en hoja de plátano y la masa del de pollo es de un maíz procesado completamente por Lorena y Sully. Si llegan a una buena hora, también pueden encontrar tamales de chancho, criollos y  de espinacas con queso.

Sully regresa a la mesa con la empanada rellena de pollo condimentado y jalapeño ($2.5), que por lo que veo y escucho es lo más querido por los otros clientes. También ofrecen empanadas de carne y de espinacas con queso fresco, todas al mismo precio.

Aún con los otros platos un poco llenos, aunque no por mucho tiempo, llega la estrella de la gastronomía peruana: el Ceviche ($10). Estos trocitos de pescado blanco marinado en limón, están servidos sobre una cama de papa dulce y lechugas, acompañados por abundantes granos de choclo, combinación que vuelve el platillo aún más espectacular en vista y en sabor.

Después de tanta delicia, ahora es Lorena la que sale a preguntar cómo va todo y a ofrecernos más café y postre. Por la pasión al explicar cómo prepara cada cosa por sí misma, se le nota el cariño con el que lo hace y a eso es imposible decirle que no.

Sin que pase mucho tiempo y con las tazas rebosantes de un aromático café, llega un churro, que sabe a lo que verdaderamente debe saber un buen churro, bañado con un poco de dulce de leche; así como un alfajor (galleta de maizena, rellena también de dulce de leche).

La comida peruana que se sirve en Latin Taste es una gran introducción por su variedad para los recién iniciados. Sus sabores son fuertes, pero no molestos. Los precios son bastante bastante accesibles. Mi único inconveniente sería la reducida dimensión del local,  ya que sólo tienen tres mesitas. Y aquí es cuando entiendo por qué la mayoría de sus clientes piden las empanadas para llevar.

Pero no se dejen engañar por el tamaño y lo sencillo del lugar. Lorena también es chef de un lugar llamado Boulevard café, un restaurante peruano gourmet. Y no es que allá no sea bueno, pero aquí contamos con el servicio personalizado de tan increíble chef, cosa que podría ser más complicado de obtener.

Latin Taste se encuentra en Baldwin Street, Toronto. Para cosultar su horario, eventos especiales y otros servicios, da clic en el siguiente enlace: https://www.facebook.com/416LatinTaste

Input your search keywords and press Enter.