“Me considero un animal escénico”, confiesa Carlos Rivera

“I consider myself a stage animal,” said Carlos Rivera

Kenyi Ramirez

For the past 25 years, passion and persistence has been the driving force behind Carlos Rivera’s artistic career. Born in Mexico City, with Ñuu Savi ancestry (an indigenous group that represents the country’s fourth Amerindian) Rivera arrived in  Canada under artistic residence, thanks to the support from the National Fund for the Mexican Arts and Culture. One of his first jobs was performing an opera dance; choreographed by Colombian Alejandro Roncería and produced by the Banff Centre.

Since he arrived he has worked with Native Canadian artists, making sure his work reflects the current reality of aboriginal groups. It has always been his goal to emphasize the beauty, culture, and profoundness of their lifestyle from a different perspective, using reflective, satirical and social resources. He wants to help eradicate the misconception of these communities.

Rivera says that he aims to break stereotypes through his work on stage and through art. In 2000 he became part of the Red Sky Performance company, and has worked in various groups that maintain the same theatrical content, based on traditional dances, contemporary, opera and theatre. Currently, he is working with this production team, in a project called Mistatim that will tour in Toronto and 10 states of the European Union in October and November.

He has exhibited his work entitled Return Home, last August in the Summer Works performance festival. He hopes to re-stage his previous show entitled I’m not the Indian you have in mind, across Canada and Latin America. Rivera advises indigenous artists who are just starting to believe in their talent, to be persistent, and to get out their and network with the people they want to work with.

Rivera has plans for future projects in Mexico along with the Foco al Aire production. “Artists who immigrate, always have the need to return to their countries,” Rivera said. “They want to show the people back home how the world has evolved. Although some of the earlier generations denied their roots, today we value ourselves more because we see more in the mirror.”

Although he has performed most of his works in English, he says that his new projects have a few phrases in Spanish. Rivera says he would like to start teaching workshops for beginners, and to collaborate with Beatriz Pizano, and the Canadian writer Leanne Simpson Betasamosake. He loves social dancing, books, music, and has a desire to learn to play an instrument. In the past Rivera has performed with the Symphony Orchestra of Toronto, at the Canada Dance Festival, at the Festival of Arts Summer and at the Beijing Olympics. He believes that nothing is impossible if you have the desire to work hard, and give your all in everything that you do.

Contact him at Tepaczin@hotmail.com

——————————

La pasión y la perseverancia han sido estrategia para sus 25 años de carrera artística: Carlos Rivera, proveniente de la ciudad de México, pero con ascendencia Ñuu Savi –un grupo indígena que representa la cuarta amerindia del país-, llegó a Canadá con residencia artística gracias al apoyo del Fondo Nacional para las Artes y Cultura de México, y logró ampliar su profesión a través de su primera ópera danza; coreografiada por el colombiano Alejandro Roncería y producida por el Centro Banff.

Desde sus inicios, ha trabajado junto a indígenas canadienses para reflejar la realidad actual de los grupos aborígenes; sin embargo, siempre ha sido para resaltar la belleza, cultura, profundidad y modo de vida de ellos desde una visión distinta; es decir, exponiendo los aspectos positivos que los caracterizan y usando recursos reflexivos, satíricos y sociales que logren acercarse al público y erradicar la percepción equivocada de estas comunidades.

Rivera asegura que todas sus colaboraciones en escena han sido para romper los estereotipos y resaltar a través del arte la aceptación y el orgullo de su identidad natal. Desde el año 2000, Carlos también forma parte de Red Sky Performance,  y ha colaborado en distintas obras que mantienen el mismo contenido teatral, basado en danzas tradicionales, contemporáneas, óperas y teatro. Actualmente, está trabajando junto a esta productora, en el proyecto Mistatim, y se presentarán en la ciudad de Toronto, y 10 estados de la Unión Europea en octubre y noviembre.

Así mismo, expuso su obra Return Home el agosto pasado en Summer Works, y mantiene la ilusión de remontar su anterior trabajo “No soy el indio que tienes en mente” próximamente, y exportarlo alrededor de Canadá y Latinoamérica. Por otro lado, le aconseja a los artistas indígenas que se están iniciando en que crean en su talento, sean perseverantes y se acepten cómo son para que puedan percibirse entre el resto de los artistas sólo por sus talentos; así mismo, asegura que usar las nuevas tecnologías te impulsan a obtener oportunidades e intercambios con las instituciones y personas indicadas.

Rivera tiene planes para realizar proyectos futuros en México junto a la productora Foco al Aire, ya que “los artistas que emigran, siempre tienen la necesidad de regresar a sus países y explotar su talento en las tierras que los vieron nacer”, esto se debe, según él, por el hecho de demostrar cómo ha evolucionado el mundo; y en su caso, para demostrar “la forma en cómo nuestras generaciones denegaban de nuestras raíces anteriormente, y hoy en día nos valoramos más porque nos vemos más en el espejo”.

A pesar de que la mayoría de sus obras han sido interpretadas por él en inglés, asegura que sus nuevos proyectos tienen algunas frases en español para que no se pierda la esencia, se recalque la inclusión y la gente perciba que nos sentimos orgullosos. Por último, Carlos asegura que le gustaría crear talleres de enseñanza para principiantes, y tener colaboraciones en trabajos con Beatriz Pizano, y la escritora canadiense Leanne Betasamosake Simpson.

Igualmente, resalta su afición al baile social, sus gustos por los libros, la música, sus ganas de aprender a tocar un instrumento y sus inalcanzables metas artísticas que aún no tienen fecha de acabarse. Este artista mexicano, radicado en Toronto, demuestra en cada una de sus increíbles presentaciones pasadas de la Orquesta Sinfónica de Toronto, el Canadá Festival Dance, Festival de las Artes de Verano, o en los Juegos Olímpicos de Beijin, que nada es imposible para quién tiene las ganas de ser un animal escénico en cada uno de sus trabajos.

Contáctalo Tepaczin@hotmail.com

Input your search keywords and press Enter.