Latin Flavour Guide – Ave María, Latin café and groceries

By | Por Priscila Montero

Photos | Fotos es
Even though coffee shops have proliferated across the city, it can still be challenging to find the perfect spot to grab a drink or a delicious meal. Luckily we’ve found such a place in the midst of Korea town— a place called Ave María, Latin Café and Groceries.
Owned by Chef Aland Portillo and his wife María José, who are both from Colombia, this cafe takes food to another level. Not only is the food delicious, it combines fine techniques of food preparation with home cooking.
I must confess that I visit this place often because it offers a great ambiance which can be enjoyed with a friend or when I’m on my own, during breakfast, lunch, or dinner.
I could start my day with an authentic Colombian Tamal for $7.50. Prepared at home filled with soft dough, the banana leafs wrap a surprise: a piece of chicken, a little bit of beef and vegetables. You don’t need more than this for breakfast.
There is also a veggie tamal for $4.50, for customers who don’t eat meat. And if you arrive during lunch hours a Colombian Arepa ($8) is recommended, or the now classic Torontonian pulled pork, guacamole and creamy chipotle sauce. When you try it you will definitely want more. And more. And more.
For light cravings there is the Colombian empanada filled with beef and potato for $2.25, and the Tres Leches cake ($3.99) or the creamy rice pudding ($3.99).
One of the most interesting things about Ave María is that the corn used in every meal is prepared completely by Portillo.
Obviously the best way to eat Colombian food is with a coffee or tintico (This is how Colombians kindly call their beverage), which is imported directly from Colombia and grounded on location ($2.25). If weather requires something cooler, they also have lulo, guava, mango or passion fruit juice ($5.50). Everything is prepared upon order without artificial ingredients and with the option of having them prepared with milk or water.
They also offer the fabulous (FA-BU-LOUS, as I call them) family meals, which do not appear on the menu and change every week. These select dishes are only available on Sundays from 2-7 pm and you can learn about the meal of the weekend by visiting their Facebook Fan Page.
As if what was previously mentioned was not enough to make you visit Ave María, they also have many Latin American options, such as the Peruvian shrimp ceviche ($8.50), the Salvadorian quesadilla; a cheesecake of parmesan cheese and sesame seeds, Argentinian alfajores; light cookie sandwich filled with caramel and a touch of coconut ($3), Chilean empanadas (Chicken $3, Vegetarian $2.75) and a Cuban sandwich ($7.50). Of course some of these change according to the season.
As if the excellent food, warm service and the great location were not enough, Ave María also offers temporary art exhibitions of different Latino and Canadian artists. An interesting concept for such a small café, which can without a doubt become the place to visit regularly for those who love food.
——————
Sí, aunque en Toronto han proliferado los coffee shops, puede ser complicado encontrar un lugarcito para tomar un grandioso café y al mismo tiempo experimentar con sabores diferentes. Y totalmente impensable salir de uno de esos oasis con unas compras de ingredientes para que una misma pueda prepararse esos platillos, o al menos para hacer el ridículo en la comodidad de nuestra casa intentándolo. Pero en pleno centro de Koreatown, como un cálido corazón, se encuentra Ave María, Latin Café and Groceries.
Dirigido por el chef profesional Aland Portillo y su esposa María José (ambos de origen colombiano), este café lleva la comida a otro nivel. Y no es sólo porque sus preparaciones sean deliciosas, sino porque combinan finas técnicas de elaboración de alimentos con lo casero.
Debo confesar que éste es un sitio recurrente para mí porque ofrece varios elementos únicos, mismos a los que se les suma una gran atmósfera tanto para disfrutar de manera individual como en compañía. Pero pasemos a lo importante, eso que hace que cualquier dieta pueda esperar al siguiente lunes, o al siguiente mes, o a la siguiente talla de pantalón: la comida; que en Ave María se puede disfrutar como desayuno, almuerzo, cena o simplemente porque sí.
¿Qué tal empezar el día con un auténtico tamal al estilo colombiano ($7.5)? Hecho en casa y relleno de una masa suavecita, estas hojas de plátano envuelven una sorpresa: una pieza de pollo entera, un poco de carne de res y verduras.
Definitivamente no se necesita más que esto para desayunar. Los vegetarianos también pueden sentirse bienvenidos, ya que para ellos existe el tamal veggie ($4.5).
Y si llegas a la hora del almuerzo, una arepa colombiana ($8) con el ahora ya clásico torontoniano pulled pork, guacamole y salsa cremosa de chipotle, siempre salvará el día. Eso sí, vas a querer otra. Y otra. Y otra.
Y para antojos más ligeros están la empanada colombiana de carne y papa ($2.25), la torta de tres leches ($3.99) o el cremosito arroz con leche ($3.99).
 Una de las cosas más interesantes de Ave María es que el maíz de cada platillo que requiere  de este ingrediente es procesado completamente por el señor Portillo, lo que hace de sus guisos algo artesanal.
Obviamente no hay nada mejor para acompañar la gastronomía colombiana como con un café o tintico (como se le dice cariñosamente a esta bebida en ese rítmico país sudamericano), directamente traído de Colombia y molido en el lugar ($2.25).
Pero si el clima pide algo más fresco, también ofrecen jugo de lulo, guayaba, mango o passion fruit ($5.5). Todo hecho al momento en que se ordena, sin ingredientes artificiales y con la opción de que se preparen con agua natural o leche.
Y si se te antoja algo más selecto, también nos ofrecen la fabulosa (FA-BU-LO-SA, les digo) idea de las Family meals, que consiste en platillos caseros colombianos que no están en el menú y que cambian cada semana. Estos guisos se pueden degustar todos los domingos de 2 a 7 y puedes conocer la opción semanal en la fanpage de Facebook de este café.
Para rematar, como si todo lo anterior no fuera suficiente para querer visitar Ave María, también nos deleitan con otras opciones latinoamericanas. Como ceviche de camarón estilo peruano ($8.5), la quesadilla salvadoreña (cheescake de queso parmesano con ajonjolí), los alfajores argentinos (sándwich de galletas ligeras de fécula de maíz, rellenas de dulce de leche y con un toque de coco [$3]), las empanadas chilenas (pollo [$3], vegetarianas [$2.75]) y el sándwich cubano ($7.5). Por supuesto que varios de éstos van cambiando según la temporada.
Y por si te parece poco la excelente comida, el servicio cálido y la grandiosa ubicación, Ave María también tiene exposiciones temporales de arte visual de diferentes expositores latinoamericanos y canadienses. Un concepto bastante interesante para un lugarcito tan pequeño que definitivamente puede convertirse en el sitio habitual de cualquier amante de la gastronomía.
Input your search keywords and press Enter.