Gordo Ex Café Review

Sabor,
The Latin 

Flavour Guide

Gordo Ex Café

By | Por Priscila Montero

Photos | Fotos Priscila Montero

With the promise of “Travel to Venezuela with our menu,” I ventured outto one of the most inhospitable areas of the Toronto jungle. Ok, maybe not so inhospitable or even a jungle, but out of the radar northwest of The Annex.

How did I get here? A Venezuelan recommended it, so I knew it was going to be traditional food. Nothing against fusions, but sometimes I feel that we are eating the same thing but with exotic names which make everything sound delicious.

For starters, Alex Díaz is the owner of Gordo Ex Café, he and his wife are some of the most respected members of the Venezuelan community in Toronto.

It was five o’clock on a Sunday afternoon when the menu arrived and the decision became harder every time I read the description of the different items, but the waiter recommended we started with several jewels of the menu.

Starters

Tequeños ($1.75 ea.) These delicious cheese fingers are the perfect start to any meal, but what makes them so special is the creamy garlic sauce that comes on the side. Absolutely everything is homemade.

Tostones Playeros ($7, order of 5 pieces) With a fried plantain base and garnished with a creamy oil, vegetables and ketchup.

Cazón Arepa (Rock Salmon) ($7.75)Soft and light arepa filled with a delicious stew of this small shark, this option could be a business itself, which already explains its deliciousness.

Beverages

Two of the most popular sodas of South America are available at Gordo Ex Café.

Fress Colita ($2) Even sweeter version of Fanta, yes, don’t ask how, but it is totally possible and this soda is the epitome of that.

Malta Polar with a softer taste than the Fress Colita but still sweet and gasified, this beverage is great with every bite.

There are no alcoholic beverages, without a doubt an element that took away from the experience of Venezuelan flavours, but everything else compensated for the shortcoming. And as if what we already ate wasn’t enough, our main dishes came just in time:

Pabellón de Cazón (Rock Salmon) ($16.50) As if the arepa we ate as a starter wasn’t enough, this stew of rock salmon comes with delicious rice, beans and four pieces of fried plantain as a side.

Churrasco Gordo Ex ($22) Another unforgivable dish of this restaurant is this steak as I have never seen at any other Torontonian restaurant, which comes with a salad and a great portion of avocado (Who can say no to avocado?), rice and beans.

Asado ($18.50) Oven baked beef medallions covered in beef broth, it has the same sides as the pabellón.

Everything came together with a salsa trio, two of them were creamy and thickly delicious: garlic and chipotle and the guasaca made with an avocado base and a little bit of an ingredient that may make you sweat.

Dessert

If you are still hungry after everything you just ate, which I really doubt specially with the portions served here, even if you wear elastic jeans, which I adviced in our past review, we took a second look at the menu for the dessert section, at least that is why we are here, right?

Quesillo, otherwise known by us mortals as Flan, this is what destiny had it its cards. At this restaurant, dessert is not a dessert without coffee—another must have, which also excellent quality.

Service was friendly, warm and welcoming. The waiter took the time to explain every single question I had about the ingredients and food preparation. Depending on what you order the price increases considerably; the prices average between $1.75 to $22. But every dollar will ensure a fun food journey!

Bringing Venezuela’s flavour to Toronto is possible, and at Gordo Ex Café, they do it flavourful with homemade food. However, do not make the same mistake I did of going on a Sunday, since all of the specials finished and as expected several other items which regularly are in the menu.

Even though the location is not the best,this delicious food will make you go out of your way time after time.

————————-

Con la promesa de “Un menú hecho para viajar a Venezuela con el paladar”, me aventuré en una de las zonas inhóspitas de la jungla de Toronto. OK, no tan inhóspita y mucho menos jungla, pero fuera del radar parte noroeste de The Annex.

¿Que cómo llegué aquí? Por recomendación de un venezolano, así que al menos sabía que iba a ser comida tradicional. Y no es que me parezcan malas las fusiones, no. Creo que esa actitud con algo como la comida aquí en Toronto es para jamás salir de tu casa. Pero a veces tengo la percepción de que estamos probando lo mismo, sólo que con nombres exóticos que hacen que todo suene delicioso. Entonces sí, para mi es importante contar con la opinión de gente que sabe de lo que habla.

Para empezar, Gordo Ex Café está dirigido por Alex Díaz, uno de los miembros más respetados de la comunidad venezolana en Toronto y digno representante de la gastronomía de su país, así como por su esposa. Pero en Gordo Ex Café no tienen como misión incrementar la nostalgia de sus connacionales por su patria, sino ampliar con su basta oferta el universo de sabores de la GTA.

Eran las cinco de la tarde de un domingo cuando la carta llegó y la decisión se hacía más difícil cada vez que leía la descripción de alguno de los platillos, pero el mesero nos recomendó empezar con varias de las joyas del menú; así que primero lo primero:

Entrada

Tequeños ($1.75 c/u). Estos deliciosos dedos de queso son el inicio perfecto de cualquier comida, pero lo que los hace realmente especiales es la salsa cremosa de ajo que los acompañan. Absolutamente todo hecho en casa.

Tostones playeros ($7, orden de 5 piezas). Con base de plátano frito y adornados con un aceite cremoso, un poco de vegetales y ketchup.

Arepa de cazón ($7.75). Suave y ligera arepa rellena de un delicioso guisado de este pequeño tiburón, esta opción podría ser un negocio por sí misma y con eso lo digo todo.

Bebidas

Dos de las sodas más representativas de este país sudamericano se encuentran disponibles para deleitarnos en Gordo Ex Café.

Frescolita($2). Una versión de Fanta, pero aún más dulce. Sí, no me pregunten cómo pero es totalmente posible y esta soda es el epítome de eso.

Malta Polar. Con un sabor mucho más suave que la Frescolita pero aún dulce y gasificada, esta bebida acompaña perfecto cada bocado.

En el restaurante no hay bebidas alcohólicas, sin duda un elemento que le resta puntos a la experiencia de la degustación de los sabores venezolanos, pero todo lo demás compensa esta carencia.

Y como si todo lo que había pasado por la mesa no hubiera sido suficiente, llegaron totalmente a tiempo los platos fuertes:

Pabellón de cazón ($16.5). Como si no hubiera bastado con la arepa de la entrada, el guisado de cazón viene con guarniciones de un grandiosamente sazonado arroz, frijoles y cuatro piezas de plátano frito.

Churrasco Gordo Ex ($22). Otro de los imperdibles de este restaurante es un corte de carne de res como no he visto en otros restaurantes de Toronto de este estilo hasta ahora, que está acompañado de una ensalada con una gran cantidad de aguacate (¿y quién le puede decir que no al aguacate?), arroz y frijoles.

Asado ($18.5). Medallones de res horneados bañados en salsa de carne, que comparten el plato con las mismas guarniciones del Pabellón.

Todo esto vino acompañado de un trío de salsas, dos de ellas cremosas y espesamente deliciosas: ajo y chipotle, y la guasacaca, hecha a base de aguacate y un poco de algún otro ingrediente que te hará sudar.

Si todavía les queda algún espacio, cosa que realmente dudo al momento de hablar de porciones aunque lleven el pantalón con elástico que aconsejé el mes anterior, pasamos de nuevo a la carta porque para eso estamos aquí, ¿no?

Postre

Quesillo, lo que los mortales conocemos como flan, fue lo que me deparó el destino. Y como un postre no es postre si no se acompaña con un café, otro de los imperdibles es el que se sirve en este lugar y que tiene una calidad excelente.

El servicio es amistoso, cálido, acogedor. El mesero se dedicó a aclarar todas y cada una de mis dudas acerca de los ingredientes y preparación de la comida. Dependiendo de los platillos los precios van aumentando considerablemente, el rango de precios va desde $1.75 y hasta los $22. Pero cada dólar asegura todo un viaje gastronómico.

Traer un bocado de Venezuela a Toronto es posible y en Gordo Ex Café lo hacen de una manera sabrosa y casera. Pero ustedes no cometan el mismo error que yo de ir en domingo, ya que este día se acabaron los especiales y , como es de esperarse, varias otras de las cosas que sí están regularmente en el menú.

Input your search keywords and press Enter.