El papa Francisco visitó la Casa Blanca

Por lanacion.com.ar

En su primer discurso en EE.UU., el pontífice abordó los temas de la inmigración en ese país, el deshielo con Cuba y el cambio climático; luego se reunió con el mandatario demócrata

En una escena que combina política, religión y emoción, el papa Francisco visita esta mañana por primera vez la Casa Blanca, donde dio su primer discurso en Estados Unidos, y luego mantuvo un encuentro privado con el presidente de Estados Unidos,  Barack Obama, en el Salón Oval.

Al salir de la Nunciatura en Washington, antes de las 11 (10 en la Argentina), el Papa se detuvo entre la multitud para saludar a los seguidores que lo esperaban ansiosos, antes de subirse al Fiat 500 negro para seguir camino hacia la Casa Blanca. Bajo la atención de la seguridad, el Pontífice apareció sonriente tras una noche de descanso luego de llegar de Cuba e intercambió palabras con algunas personas y se dejó fotografiar.

En la Casa Blanca lo esperaron, en medio de la típica pompa estadounidense y desfiles, Barack Obama y su esposa,  Michelle, con quienes intercambió unas breves palabras. Luego, el mandatario y el pontífice se dirigieron a un estrado, donde escucharon los himnos del Vaticano y de Estados Unidos.

“Como hijo de una familia de inmigrantes estoy feliz de ser un huésped en este país, que fue largamente construido por esas familias”, comenzó el discurso del Papa, después de las cálidas palabras de bienvenida de Obama.

Francisco se calificó a sí mismo de “hermano” de Estados Unidos y adelantó que en su intervención el jueves ante el Congreso alentará a sus gobernantes a guiar al país “con fidelidad a sus principios fundadores”.

En otro fragmento del breve discurso en inglés, el papa Francisco urgió a cambiar un “sistema” que excluye a millones de personas e instó a resolver el problema del cambio climático, al tiempo en que elogió los esfuerzos del mandatario demócrata en ese sentido.

En línea con su encíclica  Laudato Si,sobre el cuidado del medio ambiente, el pontífice aseguró que vivimos “un momento crítico de la historia” en relación con lo que denominó la “casa común” y aseguró que “todavía hay tiempo” para alcanzar un “desarrollo sostenible e integral, porque sabemos que las cosas pueden cambiar”.

“Ese cambio requiere por nuestra parte un reconocimiento serio y responsable no solo de la clase de mundo que podemos estar dejando a nuestros hijos, sino de los millones de personas que viven bajo un sistema que los ha excluido”, agregó.

Input your search keywords and press Enter.