El camino hacia una voz colectiva latina

PAOLA GOMEZ

Canadá es el hogar de muchas personas de herencia y antecedentes latinoamericanos; inmigrantes de primera, segunda y tercera generación han elegido Canadá como un lugar para construir negocios, familias y sueños. Todos los inmigrantes, aquellos que tomaron la decisión de viajar y establecerse en esta parte del hemisferio y aquellos cuyas circunstancias de vida los trajeron aquí, están agradecidos por tener la oportunidad de vivir en un lugar con mucho potencial, oportunidades y una mejor calidad de vida. La pregunta es: ¿cómo podemos nosotros, los inmigrantes, los refugiados, los recién llegados, los soñadores, los empresarios, contribuir a las comunidades que nos brindan este potencial, estas oportunidades, donde existe esa calidad de vida?

Bueno, tenemos que comenzar mirando nuestro compromiso, nuestra participación social y cívica en el proceso de fortalecimiento de las comunidades donde vivimos. Creo que nosotros, los recién llegados, los refugiados, los inmigrantes, nosotros, los latinos que vivimos en Canadá, no somos simplemente receptores de las bendiciones y los tesoros que Canadá tiene para ofrecer. Creo que también somos creadores de esa realidad; ayudamos a dar forma a las ciudades y comunidades en las que vivimos, y también somos donantes en este proceso de crear el imaginario colectivo de la tierra que llamamos hogar.

Como latinos, todavía estamos tratando de descubrir cómo crear y recrear una voz colectiva, que presente y represente el interés de todos aquellos que comparten aspectos de la identidad de los países latinoamericanos. No es una tarea fácil, una que ha fallado varias veces. Por un lado porque la agrupación de nuestras comunidades, parecen dejar por fuera sin voz alguna: los que no hablan español, los que son de ascendencia indígena, los afrodescendientes. Por otro lado, debido a que pocas personas que se autoproclamaron líderes usan la marca “latinoamericana” para buscar su mejora, dejando de lado el interés colectivo.

Creo que deberíamos tener muchas voces que expresen las necesidades de nuestras comunidades. Necesitamos ser una fuerza que no requiera adoptar otros líderes cívicos y políticos porque somos capaces de acoger y alimentar a aquellos que comparten nuestros ancestros, nuestras raíces. No promovemos una idea nacionalista, sino que reconocemos que aquellos que pueden compartir elementos de nuestras identidades no discutirán ni disputarán nuestra existencia y experiencia. En cambio, nuestros líderes incluirían nuestros intereses y dones como componentes esenciales del proceso de toma de decisiones y compartirían el orgullo de lo que significa ser un latino en Canadá, y lo que es amar y apoyar a nuestros compañeros latinos. Si uno de nosotros progresa, todos lo hacemos.

Input your search keywords and press Enter.