Dolor, ansiedad y miedo son muchos sentimientos que continúan entre los testigos del ataque perpetrado en la van la semana pasada.

Testigo del ataque afirma que solo había viajado unos pasos desde su departamento antes de ver el primer cadáver.

El segundo estaba a una cuadra o dos al sur. Cerca había un tercero, cubierto como los demás en una manta naranja que solo llamaba la atención sobre el horror que acababa de transformar innumerables vidas.

Las pacíficas calles que otro testigo había planeado pasear en un cálido y soleado día de abril se habían convertido en una espeluznante escena de crimen tras un ataque mortal presuntamente perpetrado por un hombre de 25 años al volante de una camioneta alquilada.

Input your search keywords and press Enter.