Now Reading:
¡Ya soy canadiense!
Full Article 3 minutes read

Después de 7 años viviendo en Canadá, me decidí a aplicar a la ciudadanía canadiense. No fue fácil, ya que por mi trabajo viajo mucho durante todo el año y debía presentar, entre otras cosas, una relación de mis salidas y entradas al país.

Para poder aplicar a la ciudadanía se debe cumplir cierto rango de tiempo viviendo dentro de Canadá, y aunque pude haber aplicado desde hace tiempo, no lo hacía por falta de tiempo.

Un día decidí que no podía postergar más este asunto. Además, el pasaporte canadiense tiene mayor aceptación en otros países a los que viajo con frecuencia y me evitaría muchas líneas por hacer, y también, como ya se acercan las elecciones, quería sentir el poder de mi voto.

Entonces llamé a uno de nuestros anunciantes que, con el paso del tiempo, se ha convertido en mi amigo y le pedí ayuda, al abogado Andrew Carvajal, de Desloges Law group. Muchas personas se reúsan a contratar los servicios de abogados o consultores de inmigración solo por ahorrarse dinero, pero la realidad es que vivimos en un mundo en el que cada quien se debe preocupar por hacer lo suyo, yo a mi trabajo y él ayudarme con mi ciudadanía canadiense.

Mandamos la aplicación y no hubo problemas. Llegó la invitación para el examen, algo que verdaderamente me asustaba, y estudié lo más que pude, aún con tanto trabajo encima. Asistí a uno de los cursos gratuitos de preparación para el examen. La señora Claudia Montoya, quien es promotora de este curso entre la comunidad latina, le agradezco infinitamente, pues con ello me ayudó a comprender la historia y más de Canadá.

Gracias al curso y a la preparación, pasé el examen. Solo tuve un error. Se llegó el día de mi ceremonia, fue un día inolvidable. Fuimos 100 nuevos canadienses ese día, y ahora estoy muy orgulloso de ser canadiense. No fue nada fácil, lloré, extrañé a mi país, pero todo ha valido la pena. Soy un buen contribuyente al país y es así como nos debemos sentir todos los nuevos canadienses, pues somos gente que llegó, luchó e hizo todo lo posible para poder llegar a nuestra meta.

La ciudadanía canadiense no se da, se gana.

 

POR LUIS IBARRA
luisgibarrag@gmail.com

Input your search keywords and press Enter.