Now Reading:
Una trágica inspiración
Full Article 4 minutes read

Una trágica inspiración

Cómo las guerras de Malvinas o Folkland y la prohibición de la música en inglés ayudaron indirectamente a la expansión de uno de los movimientos de rock and roll más importantes de América Latina.

La Guerra de Folklands o la Guerra de las Malvinas, como es más conocida en Argentina, fué un punto de inflexión para la historia argentina, lamentablemente este evento fue la plataforma que llevó al rock and roll latinoamericano a convertirse en el sonido que se convirtió en el himno de muchas generaciones.

En abril de 1982, el general Leopoldo Galtieri, en un intento por elevar el nacionalismo argentino, ordenó al ejército argentino reconquistar las islas Malvinas enviando a casi 600 soldados en la llamada Operación Rosario. La operación militar fue un éxito y la Argentina recuperó las islas.

En la Plaza de Mayo, Buenos Aires, Galtieri dio un discurso público que fue aplaudido por miles de argentinos. “Queremos que el mundo y Estados Unidos sepan que hay un país con voluntad y eso es Argentina, y si quieren venir, lucharemos contra ellos”, dijo. Estas palabras

Después de haber reconquistado las tierras, el gobierno “recomendó” no transmitir, ni en la radio ni en la televisión, ningún tipo de música en inglés debido al nuevo sentido de nacionalismo que el gobierno estaba ofreciendo. La medida indirectamente dio a los artistas locales la prioridad de ser transmitidos y llegar a una audiencia mucho más grande. Esta recomendación se ejecutó en cuestión de horas como una orden y no como una recomendación.

Lietto Nebbia, un músico, dijo que el gobierno comenzó a quemar la música norteamericana y británica. León Gieco, otro músico representativo de la época, dijo en una entrevista a Canal Encuentro para el documental Grandes Conciertos que durante la época de Malvinas el movimiento rockero creció. “Hubo una disposición donde estaba prohibido transmitir música en inglés como si los Beatles o los Rolling Stones fueran los responsables de la guerra”, dijo Gieco.

Pablo Vila dice en su libro Rock Nacional y Dictadura en Argentina, que esta nueva cobertura hizo posible que las propuestas de la música obtuvieran el número de personas necesarias y condujeron a una aceleración del fenómeno musical.

El contenido de las letras asumió una posición de desacuerdo contra la guerra y los jóvenes que habían sido enviados a luchar en la guerra.

Pronto, el Rock Nacional no solo representó el estilo musical, sino también los perdedores en la guerra, todos esos niños pequeños enviados al sur frío, los mutilados y las madres que perdieron a sus hijos. El rock ya no era solo música, era la forma de vivir de aquellos que no querían la guerra.

El Festival de Solidaridad Latinoamericana celebrado el 16 de mayo de 1982 en el estadio Obras Sanitarias de Buenos Aires, ayudó a los jóvenes rockeros a expresarse. La entrada al festival fue totalmente gratuita y reunió a unas 60.000 personas; tenía como objetivo reflejar el deseo de paz y recolectar dinero, alimentos y mantas para los soldados que luchaban en las islas.

En el concierto participaron músicos como Charly García, Raúl Porchetto, Rubén Rada, Luis Alberto Spinetta, León Gieco entre otros. El concierto duró alrededor de cuatro horas y fue transmitido en toda América Latina.

Probablemente el mejor momento de la noche fue cuando Leon Gieco cubrió Solo le Pido a Dios de Mercedes Sosa, este momento estaba lleno de emociones y movió a los jóvenes a una sola voz.“Solo le pido a Dios, que la guerra no me sea indiferente, es un monstruo grande y pisa fuerte toda la pobre inocencia de la gente”: León Gieco durante el concierto.

 

“Espero que sea un homenaje a la paz y no a la guerra, como podría parecer desde algunos puntos de vista. Nosotros, como músicos libres en nuestro país, estamos totalmente convencidos de que la ofensiva de guerra debe terminar “, dijo Luis Alberto Spinetta, líder de Almendra y Pan Caliente en junio de 1982.

Aunque el dinero y las donaciones recolectadas no terminaron precisamente en las manos de los soldados sino en los bolsillos del gobierno, el movimiento contra la guerra resultó en un impresionante movimiento musical de magníficas letras, grandes sonidos y las leyendas Soda Stereo, Fito. Paéz, Sui Generis y Los Abuelos de la Nada. Este movimiento se convirtió en la voz de millones de latinoamericanos.

Sebastian Mahecha




Input your search keywords and press Enter.