Now Reading:
Mujer de Ontario relata sobra la estafa de romance de la que fue víctima
Full Article 3 minutes read

Hace aproximadamente una década, Michelle Boyer fue víctima de una estafa romántica por internet. Encontró a un hombre en línea y este resultó ser todo un fraude.

El supuesto hombre llamado Billy Brown (aunque no se sabe si ese era realmente su nombre) afirmó ser de Florida y estaba trabajando en Nigeria para una compañía petrolera. Él estaba realizando grandes planes para trasladarla a Sunshine State cuando, de repente, comenzó a pedirle dinero, ya fuera para cubrir la comida o hasta gastos médicos. Fue ahí cuando la familia de ella comenzó a sospechar y Boyer terminó por darse cuenta de que estaba siendo engañada.

Para ese entonces, ya había pasado alrededor de un año y le habían sacado $3,000 dólares, según la mujer de 48 años. “Estaba en una pensión, así que no tenía mucho dinero, y cuando le dije que ya no tenía más dinero, dijo ‘no tienes algunas joyas que puedas vender para obtener ¿mi dinero?’ y pensé en ese momento que algo andaba mal”.

Este tipo de personas se aprovechan de las emociones y las inseguridades, dicen todas las cosas correctas y luego, cuando es el momento adecuado, comienzan a pedir dinero en efectivo.

“Me hizo sentir como una persona real, ya sabes, diciéndome que me amaba y que yo era hermosa, y mi ex nunca dijo cosas así”, dice Michelle Boyer, originaria de Ottawa. Eran pequeñas cantidades y cada vez que le prestaba le decía a ella “Gracias, cariño. Te amo”.

Sin embargo, este tipo de historias es más común de lo que se piensa. Solo el año pasado, el Centro Canadiense contra el Fraude reportó pérdidas relacionadas con estafas de romance por un total de más de $22.5 millones.

La semana pasada, un anciano en el condado de Norfolk fue estafado por casi $300,000, según la policía. Entre julio y noviembre, la víctima transfirió más de un cuarto de millón de dólares en lo que la policía alega que fue una estafa romántica. Por lo que ahora, la OPP está respondiendo este tipo de llamadas más que nunca antes, ya que los ciber delincuentes usan la web para victimizar a los canadienses.

Por último, Boyer ha pasado los últimos tres años como embajadora de prevención del delito en Ottawa, compartiendo su historia con la esperanza de ayudar a otros.




Input your search keywords and press Enter.