Now Reading:
Machu Picchu: Ruinas más vivas que nunca
Full Article 3 minutes read

Hablar de Macchu Picchu es sinónimo de historia. No sólo porque fue construida antes del siglo XV en pleno Imperio Inca, sino que también desde el año 2007 es una de las nuevas 7 Maravillas del Mundo Moderno.

Sin embargo, los historiadores discuten su génesis. Unos dicen que nació como residencia de descanso del emperador Pachacútec, otros apelan al uso religioso. Lo que es innegable es el carácter majestuoso que posee el lugar, el imponente escenario natural que lo rodea y la sorprendente arquitectura construida. 

Actualmente, Macchu Picchu es visitado por 6 mil turistas diariamente, por lo que el gobierno peruano decidió limitar su ingreso. Para que sea más ordenado, dispuso el sitio web machupicchu.gob.pe para comprar los tickets (entre 60 y 79 dólares) y elegir los horarios para subir (desde las 6 hasta las 14 horas). La recomendación es hacerlo con la mayor anticipación posible, ya que el stock es limitado.

¿Cómo llegar?
Para subir a Macchu Picchu, es necesario arribar a Aguas Calientes o también conocido como Macchu Picchu Pueblo. Y para llegar ahí, sólo hay dos maneras de hacerlo: por tren o caminando (2 a 3 horas) desde la Hidroeléctrica, lugar donde llegan los minibuses desde Cusco. 

Aguas Calientes es un tema aparte. Es pequeño, pero tiene un encanto tal que no dan ganas de irse. El tipo de construcción y lo bien cuidado de sus instalaciones, hacen que la estadía sea el preludio ideal previo al ascenso a Macchu Picchu, el cual puedes realizarlo de dos formas: en bus (USD 12) o caminar casi dos horas.

En la entrada te estarán esperando guías acreditados, quienes te acompañarán en el recorrido de estas ruinas y te contarán la historia de cada rincón del lugar. Cada paso que das, cada escalón que subes y bajas está envuelto en significados, costumbres, ritos y vivencias de los incas. Para qué decir el escenario: rodeado por bosques y montañas, además de ríos y selvas, hacen que Machu Picchu sea místico e inigualable. 

Si tienes la entrada para subir a Wayna Picchu, prepárate para ascender una hora para llegar a los  2.720 metros y disfrutar al menos tres horas. Pese al cansancio, la experiencia vale la pena. Al terminar, nuevamente la disyuntiva: bajar caminando una hora o pagar USD 12 por el bus. Sea cual sea la decisión, te aseguro que será una gran aventura. ¡Disfrútala! 

 

Por Ricardo Campos Quattrucci




Input your search keywords and press Enter.