Now Reading:
La práctica de mindfulness en el proceso de adaptación a Canadá
Full Article 3 minutes read

La práctica de mindfulness en el proceso de adaptación a Canadá

“Somos una especie en viaje, no tenemos pertenencias sino equipaje. Vamos con el polen en el viento, estamos vivos porque estamos en movimiento”.  -Jorge Drexler

El proceso de inmigración es complejo y duro. Cada quien tiene sus propias vivencias; para algunos es más fácil que para otros, pero siempre toca aspectos muy profundos del ser humano. Incluye miedos, fracasos, frustraciones y también esperanza, sueños, aventuras, logros y crecimiento.

Las razones de dejar nuestra tierra son muy variadas, pero generalmente tienen que ver con la búsqueda de un futuro mejor. El futuro es algo que está afuera de nosotros; lo vemos, lo visualizamos, lo llenamos de expectativas pero no lo podemos tocar. El futuro siempre es incierto. El estrés que proceso de adaptación y aculturación conlleva, pareciera ser el boleto de entrada a este futuro tan prometedor, ese estado de bienestar que estamos buscando.

Cuando conocí el mindfulness o consciencia plena y lo apliqué a mi vida, me di cuenta de que el bienestar sólo se puede lograr en el aquí y en el ahora. Podemos tener objetivos claros y buscar realizarlos, pero no podemos cargar el futuro de expectativas; nuestro poder siempre ésta en el ahora.

Básicamente, el mindfulness es el arte de vivir conscientemente, aceptando radicalmente el presente soltando el pasado y las expectativas futuras. Yo he encontrado en la práctica de mindfulness una estrategia poderosa para recorrer el proceso de adaptación a Canadá de una manera más suave y no tan estresante.

El estar consciente de nuestro cuerpo y de nuestros pensamientos nos ayuda a incrementar la noción de bienestar, disminuir el estrés, mejorar las relaciones personales y la toma de decisiones. Nos ayuda a gestionar mejor nuestras emociones y mantenernos conectados con nuestras necesidades. Nos lleva a ser resilientes, flexibles y a disfrutar del proceso. El mindfulness implica una presencia de corazón sin juicios hacia uno mismo y los demás; nos lleva a ser amables y autocompasivos, adaptándonos a lo que hay, conectando con la experiencia presente.

El mindfulness es una habilidad que se genera con la práctica y al mismo tiempo una filosofía de vida. Empieza al darnos la oportunidad de tomar unos minutos al día para conectarnos con el ahora. Simplemente cerrar los ojos, hacer contacto con nuestra respiración, atender a nuestras sensaciones corporales, a los sonidos, a la temperatura del ambiente y descubrir cómo el mundo se abre desde ahí. Al fin y al cabo el presente es lo único que tenemos y no dura más que un solo instante. Hay que aprovecharlo.

Isabel López
marislop0210@gmail.com




Input your search keywords and press Enter.