Now Reading:
La nutrición del bebé en su período de crecimiento
Full Article 5 minutes read

La nutrición del bebé en su período de crecimiento




Por Carmen Serdán

El primer año de vida de nuestro bebé es el periodo de crecimiento y desarrollo más rápido y es también cuando nuestros pequeñitos son más vulnerables. Por eso es muy importante asegurarles una alimentación adecuada para satisfacer sus necesidades nutritivas, prevenir enfermedades y crearles buenos hábitos alimentarios.
Los bebés al nacer se encuentran en la llamada etapa láctea, donde la leche es su único alimento. A partir del medio añito, la leche ya no proporciona toda la energía y nutrimentos requeridos para su desarrollo óptimo por lo que se van introduciendo poco a poco otros alimentos de acuerdo a su nivel de desarrollo de su sistema digestivo, su cerebro y sus músculos al mismo tiempo que empieza a sentarse, comer con cuchara, sonreír o refunfuñar por un alimento que no le gusta o que aún o conoce, etc.

El bebé lleva un ritmo de crecimiento impresionante ya que durante su primer año de vida triplica su peso alcanzando más o menos los 9 kilogramos, y aumenta su estatura un 50%, pudiendo llegar a medir 75 u 80 centímetros. Es muy importante cuidar que reciba cantidades correctas de nutrimentos para no caer en desnutrición, obesidad o alguna otra enfermedad.
Al medio año comienzan a salir sus dientes. Si esto se llega a retrasar y no se observan problemas de crecimiento de sus huesos, puede tratarse de una característica genética y por lo tanto no hay que alarmarse.
Es fundamental que todo lo que pertenezca al bebé se haga con higiene. También es muy importante que lo alimentemos en un clima de tranquilidad para que vaya relacionando la comida con sensaciones agradables y no de angustia que podrían repercutir en su edad adulta.

Algunas recomendaciones para cuando le empieces a introducir los alimentos:

Cereales: Consumirlos con variedad pero sin exceso para evitar el sobrepeso.
Frutas: Darle variedad para educar su gusto y proporcionarle todas las vitaminas y minerales. Primero dale una por tres días y luego cambiar a otra y así sucesivamente.
Verduras: Empezar con caldo de verdura y después verduras solas en puré. Cambiar cada tres días al igual que la fruta. Es posible añadir una cucharadita de aceite de oliva pero nunca sal. Cocerlas con poca agua y aprovechar el caldo de cocción.
Carnes: Preferiblemente las menos grasas, empezando por el pollo y pavo y posteriormente res.
Pescados y mariscos: El pescado nunca antes de los 9 meses debido a su mayor capacidad de provocar alergia. Si existen antecedentes de alergias esperar hasta pasado el año de vida. Los mariscos hasta después del año e irlos introduciendo uno a uno para detectar posible alergia. Los mariscos no se recomiendan en exceso por su contenido en colesterol.
Huevos: Nunca crudos. Darle primero la yema cocida después de los 9 meses y el huevo entero hacia el año. En Canadá, se introduce antes del año el huevo entero, siempre y cuando lo tolere el bebé.
Leguminosas (Legumbres): Son una rica fuente de proteínas sobre todo si se combinan con los cereales y también nos proporcionan fibra y también hierro.
Azúcares: No es recomendable agregar azúcar a los alimentos. Debemos educar su paladar para que disfrute de los sabores naturales.
Agua: Mientras el lactante recibe sólo leche no suele requerir líquidos adicionales, salvo en situaciones de mucho calor, fiebre o diarrea. Al introducir los alimentos debemos ofrecer al bebé agua con frecuencia.
Leche de vaca y yogurt: La leche de vaca se introduce hasta el año de vida. Deberá ser entera (3.25%), por su aporte de vitaminas y grasas, salvo que el bebé sea intolerante a la lactosa. El yogurt es recomendable natural y sin azúcar.

Amigo lector, el alimento proporciona la energía y los nutrimentos que los recién nacidos necesitan para mantenerse sanos. Para un bebé, la leche materna contiene todas las vitaminas y minerales necesarios. Las fórmulas para lactantes están disponibles para aquellos bebés cuyas mamás no pueden amamantar. Los recién nacidos comienzan a comer comida sólida entre los 4 y los 6 meses de edad. Pregunta a tu médico de familia cuál es el mejor momento para que tu bebé comience. Si empiezas dándole un alimento a la vez, podrás identificar a cuál tu bebé es alérgico. Algunas comidas que tu bebé no deberá comer hasta más adelante son miel, cacahuates o maníes (incluyendo mantequilla de maní) y nueces. Ojo, el bebé dejará de serlo y pasará a ser un infante (toddler en inglés), cuando cumpla un añito de edad y empieza a dar sus primeros pasos, de igual modo, requiere aún de muchos cuidados, atención y amor para su óptimo crecimiento y desarrollo.

Consejos y comentarios de Carmen Serdán:

1) Alimentar bien al bebé es contribuir a su crecimiento y su progreso.
2) Dar de preferencia al bebé leche materna.
3) El momento a la hora de comer debe ser gratificante, no ser un tiempo de tensión ni pelea.
4) Mientras más variedad de la comida incluyamos nuestro bebé estará más dispuesto a aceptar y probar nuevos sabores, olores, texturas y colores.
5) Un bebé que tiene dientes necesita comer comida sólida para su buen desarrollo.
6) Dale a tu bebé frutas y verduras de distintos colores para que consuma de diferentes tipos de vitaminas y minerales. Las frutas y verduras son ricos en fibra, la cual, mejora la digestión.

Tu amiga nutrióloga Carmen Serdán. Escríbeme a serdancar@hotmail.com




Input your search keywords and press Enter.