Now Reading:
Guía de superviviencia para recién llegados – Depresión invernal
Full Article 3 minutes read

Llegó diciembre, temporada navideña, y ya pasó el Black Friday y el CyberMonday, así como la emoción de las compras invernales, pues tenemos nieve desde noviembre. Por un lado, está la euforia de lo nuevo, de la primera nieve, de hacer “angelitos en la nieve” (aunque hay mucha gente que no le atrae tirarse al piso con -17ºC para hacer una efímera figura en la nieve, hay quienes esperan con ansias las condiciones para ello), pero por otro lado, tenemos la nostalgia de saber que los días aquí son más cortos (mucho más que en cualquiera de nuestras ciudades natales), terminando la luz alrededor de las 5 de la tarde.

Las pocas horas de luz representan un problema para muchos, y no es algo que debamos ignorar, afecta el estado de ánimo porque toda nuestra vida hemos estado expuestos a más horas de luz, sintiendo el calor del sol mucho más intensamente que aquí (cuestión de latitud, mientras más cerca del Ecuador, el sol llega de forma más directa a la superficie terrestre). Si a esto le sumamos que el paisaje es blanco en gran medida, se conjugan los elementos básicos para que sintamos tristeza (perfectamente normal, de acuerdo con los médicos que lo he comentado) y nostalgia, pero esto puede llevar a un estado depresivo sin que nos demos cuenta.

Hay algunas recomendaciones que nos han hecho los médicos y algunos terapistas con quienes hemos platicado al respecto: la primera es tener la disciplina de tomar vitamina D de forma diaria, por lo menos dos, me recomendó a mí el médico. La segunda recomendación es buscar las actividades en grupo que prefiramos, no quedarnos encerrados en casa, porque si de por sí hay poco sol intenso y esa poca luz natural nos la negamos, vamos encaminados a sentirnos más tristes y nostálgicos. Hay muchas actividades que podemos realizar sin ningún costo, como ir a una pista de patinaje gratuita (las hay por varios puntos de la ciudad, una de mis favoritas está en la plaza Nathan Phillips), donde vamos a convivir con gente que está disfrutando estar al aire libre. No quedarse solos encerrados en casa es primordial, hay que salir y ver gente.

Si sentimos profunda tristeza, hay que buscar apoyo emocional y (tal vez) ayuda profesional, para lo que en la provincia de Ontario contamos con algunas iniciativas y varios recursos gratuitos, un listado completo sobre ello lo podemos encontrar en internet (www.ementalhealth.ca/index.php?m=heading&ID=21&f=36).

No estamos solos, no nos aislemos, nuestra naturaleza latina nos atrae a reunirnos, abrazarnos y a festejar. ¡Felices Fiestas y que el 2020 te traiga más de lo que te hace feliz! 

 

Por Francisco Vernis
francisco.vernis@gmail.com

Input your search keywords and press Enter.