Now Reading:
Fui discriminado en Canadá
Full Article 3 minutes read

Ya son casi 8 años viviendo en este país, y siempre he estado orgulloso de vivir aquí por su equidad de género, respeto a la diversidad y apoyo a las minorías, pues es lo que lo hace bonito. Recuerdo la primera vez que recibí un mail con tintes discriminatorios, llevo 18 años trabajando en la edición y dirección de revistas, pero fue hasta Canadá que recibí mi primer mail de una persona HATER.

Fue hace como 6 años, cuando recién la revista tenía 5 años y estábamos apenas en el metro de Toronto. De pronto, me llega un mail diciendo que nosotros, los latinos, éramos la basura de Canadá. Que solo nos robábamos los trabajos y que estábamos invadiendo el país. Obvio me dijo otras cosas y más subidas de tono, pero el mensaje era ése. Sin embargo, no le tomé importancia.

No han sido muchos mails de este tipo, tal vez dos o tres, pero hace poco viví mi primera experiencia discriminatoria en la calle. Justo en el Día de Canadá, me encontraba preparándome porque viajaba al día siguiente a México, fui al Shoppers Drug Mart de Keele y St Clair a comprar algunas productos para mi mamá que solo venden aquí, cuando de pronto 2 tipos que, honestamente se veían sin oficio, me empezaron a decir “FUCK YOU SPANISH“, entre otras cosas. Uno de ellos me hizo una señal con el dedo medio, y no solo fue una ocasión, fueron 4 veces, cada vez que nos topábamos por los pasillos. Honestamente, soy una persona muy explosiva y jamás me dejo absolutamente de nadie, los que me conocen lo saben. Sin embargo, me encontraba a unas horas de viajar a México y, en ese momento, mis prioridades y estrés en mi vida estaban enfocados en otros asuntos más importantes.

No podía darme el lujo de pelearme ni siquiera a palabras con una o dos personas, en este caso con ellos por lo que me estaban expresando abiertamente. Fue una experiencia muy desagradable, y me sentí muy triste por haber vivido en carne propia lo que muchos sufren.

Soy un latino que llegó a Canadá hace casi 8 años y que hace 10 meses apliqué a mi ciudadanía canadiense. Mi aspecto latino no me hace más ni menos que otros por tener la piel blanca. Soy un residente canadiense que paga sus impuestos (muchos, por cierto) como casa, impuestos de empleados, impuestos de la empresa, impuesto como persona, en fin. Y estoy seguro que las fuentes de trabajo directas e indirectas que yo como persona y que nuestra revista (y demás trabajos) hacemos en este país son pro activas y fomentan el desarrollo, no como esos vagos con los que me encontré y que estoy seguro no hacen absolutamente nada por esta nación. Sorry not sorry.

 

LUIS IBARRA

Input your search keywords and press Enter.