Now Reading:
¿Estás en modo empático?
Full Article 3 minutes read

Ponerse en el lugar de otra persona nos parece a veces complicado o imposible, pero, ¿cómo podemos ser más empáticos para ayudar a nuestros seres queridos e incluso a nosotros mismos? Esta suele ser una pregunta común para muchos, pero si le damos la vuelta a la definición de empatía, entenderíamos que no es tan difícil de entender como parece.

Por mucho tiempo, hemos aprendido que ser empáticos significa entender y sentir lo que la otra persona vive. Esto complica la práctica, por tanto, acercarse a la empatía desde un ángulo más flexible. Sin embargo, es una vía exitosa en virtud de ser personas más amorosas. La empatía denota, entonces, una gran calidad humana e inevitablemente, conecta con la energía del amor que cada uno posee. 

El ser realmente empáticos nos hace participar afectivamente en la realidad de otra persona. Esto quiere decir que, aunque no entendamos esa realidad, podemos reconocer que sí es una realidad para otros, y eso es respetable. Por ejemplo, para un amigo la oscuridad puede significar escalofriante, mientras que para ti puede ser relajante. Quizás, él no comprende cómo te puede relajar la oscuridad, o tú no podrás entender su miedo a la falta de luz, y eso está bien. No te quiebres la cabeza ni te obligues, si se te hace complicado, pero sí entiende que el miedo a la oscuridad es la realidad de tu amigo. Por lo que, empujarlo a un cuarto oscuro no sería una manera amorosa ni empática de ayudarlo.

Esto no es física cuántica, ni nada difícil de asimilar. Sin embargo, qué complicado parece ser para el común de las personas el ser empático. Todos queremos ser entendidos, todos queremos que nuestro punto de vista tenga valor, y se hace fácil apoyarnos a nosotros mismos porque conocemos nuestra historia. Dicho esto, cada experiencia viene acompañada de paradigmas y creencias que traemos desde niños, y en un país lleno de diferentes culturas como lo es Canadá, se puede volver incluso más compleja esta situación. Es decir, tenemos los ingredientes perfectos para un estofado de ideas encontradas. 

¿Por dónde comenzar entonces? Por ser empático, sutil y comprensivo contigo mismo. Esta es una gran manera de aprender a regalar lo mejor de ti mismo. Trabaja primero lo interno, y lo externo se transformará en un mundo más vivible y sencillo. 

 

POR CARLUCHO
Facebook: Carlucho
IG: @carlucho34
Youtube: Carlucho Meditacion

Input your search keywords and press Enter.