Now Reading:
Bares en Toronto podrían no reabrir hasta que se encuentre una vacuna contra el COVID-19
Full Article 3 minutes read

Charles Khabouth, quien fundó la empresa multinacional INK Enterainment y responsable de crear el elegante, exclusivo y lujoso ambiente pero arrogante de los distritos de entretenimiento, bares y discotecas de Toronto, no tiene una perspectiva optimista sobre el futuro de la vida nocturna de la ciudad.

“Los clubes nocturnos se han ido. Se fueron”, dijo Khabouth, “Un millón por ciento. Hasta que se encuentre una vacuna”.

“No se puede espaciar a las personas en un club nocturno. Eso no es un club nocturno. No puedo hacer cubitos pequeños a seis pies de distancia, hacer que la gente pague un recargo y luego decirles que se paren en un cubo. No, no, simplemente no funciona “.

Khabouth ha sido la mano detrás de algunos de los lugares de vida nocturna más importantes de la ciudad de Toronto desde la década de 1980 (incluido el Club Z y el Guvernment ahora cerrados), por lo que su diagnóstico en la escena no es prometedor.

El empresario tuvo que cerrar más de 20 bares, clubes y restaurantes que posee en Toronto y Montreal, despedir a 2,600 empleados, desconectar varios proyectos de construcción y cancelar algunos de los festivales de verano más populares en ambas ciudades.

Con el cierre forzado de bares y discotecas que ha durado más de dos meses, bares, patios, y demás negocios nocturnos se han visto obligados a cerrar ante los inminentes alquileres comerciales y el sin fin a la pandemia e un futuro cercano.

Si bien los restaurantes han podido reanudar las operaciones de comida para llevar y entrega, los clubes nocturnos no tienen esa esperanza ya que aún no se permiten las reuniones de más de 5 personas.

Justo a principios de este mes, Corea del Sur vio un brote de nuevos casos en el distrito de la vida nocturna de Seúl, Itaewon, donde los clubes nocturnos y bares habían reabierto después de un fuerte aplanamiento de la curva. Desde entonces han sido cerrados nuevamente de forma indefinida.

Eso significa que los dueños de negocios como Khabouth tendrán que echar mano de su imaginación para sobrevivir. Según el empresario, tiene planes de convertir Cabana Pool Bar en un restaurante, abierto los siete días de la semana, con reservas hechas por adelantado, lo que sea necesario para volver a abrir.

Input your search keywords and press Enter.