Now Reading:
¿ALÓ, ALÓ? ¿HAY ALGUIEN AHÍ?
Full Article 4 minutes read

Cuando pensamos en un país desarrollado con un alto ingreso per cápita, siempre en los top 10 en el mundo de los países donde mejor se vive, y con altos estándares de derechos y justicia, ¿qué puede salir mal? Todo es perfecto ¿no? Pues NO. Una de las grandes falacias que he podido notar en el gigante del norte, Canadá.

Ha sido pobre el manejo por parte de los diferentes gobiernos por desarrollar o hacerse partícipe de las las empresas de telecomunicación, que literalmente nos tienen entre la espada y la pared. Mientras hablo con uno de mis entrevistados, quien llegó a Toronto en 2016, le preguntó qué piensa de las compañías de teléfono y cable del país. Su cara se transforma entre risa y odio en un par de segundos. Viene desde Chile y me cuenta que le pareció volver a los 90’ cuando llegó y quiso obtener un plan para su celular. Primero que todo no conocían su modelo de celular, no existía servicio de desbloqueo, la explicación del momento que Virgin le dio fue que el teléfono era muy moderno y no se encontraba disponible aún. Verdad o mentira, debió comprar a la compañía uno de sus aparatos, pero ahora viene lo arcaico y que parecía una broma de mal gusto. Debía pagar por identificador de llamada, tendría un cargo extra por recibir llamadas, si se alejaba de su área , Downtown, los cargos por llamada hecha y recibida serían de larga distancia. ¡Ah! pero el gran beneficio sería que podría enviar o recibir mensajes de textos a todo Canadá ¡GRATIS! Qué increíble ¿no? Sobretodo para alguien que llega aquí y donde no conoce a nadie. ¡Estaba en shock!

Prácticas como éstas desaparecieron hace más de 20 años en su país natal, en donde por ley toda llamada dentro del territorio es local en donde los servicios que aquí son extras, allá son parte del plan y todo a mitad de precio de lo que su actual compañía le cobra.

Sin lugar a dudas las compañías telefónicas y cable de Canadá son el perfecto ejemplo de que es lo que sucede cuando estos gigantes de los negocios controlan todo (monopolio).

Desafortunadamente, el futuro no se ve mejor. Al contrario, cada vez nos van elevando más y más los precios por un servicio paupérrimo y de los peores que he visto en toda mi vida. Clientes deben estar horas en el teléfono con servicio al cliente tratando de entender porqué fueron agregados a su cuentas 10, 20, 100 o 200 dólares extras. Cuentas altísimas en adultos mayores o lo peor aún agregando servicios como data en sus planes aunque ellos no entiendan qué están comprando.

Cómo es posible que un país que pertenece al grupo de los ocho G8 (grupo de países industrializados que tienen gran importancia política, económica y militar en el mundo) no sea capaz de intervenir en estos abusos por parte de estas compañías.

Solo me queda agregar que a todos aquellos clientes que cuentan con un servicio telefónico (a esta altura debe ser el 100% del país) o de cable, miren detalladamente sus cuentas cada mes, entiendan que les están cobrando, si ustedes no preguntan las grandes compañías no les dirán que les están agregando cobros extra a sus servicios. ¡Algo debe cambiar y pronto! Estas prácticas prehistóricas y abusivas no debieran existir en un país como Canadá.

 

Mauricio Merino
Grupo de Facebook para chilenos




Input your search keywords and press Enter.