Now Reading:
2020, el año crucial para Chile
Full Article 3 minutes read

Este año (2019) ha sido convulsionado para Latinoamérica. Bolivia, Perú, Colombia, Ecuador y Chile han sido protagonistas de levantamientos sociales por diferentes razones. Este último país, al parecer, es el que puede dar un giro a sus últimos 40 años de existencia independiente, pues tras el 18 de octubre ya no es el mismo.

Han pasado más de dos meses y las movilizaciones no cesan. Y difícilmente se detengan hasta que haya cambios estructurales, tales como intervenir el modelo económico o de pensiones, algo que no ha querido ceder el gobierno de Sebastián Piñera, cuya aprobación popular no sube del 15% y todavía le quedan más de dos años en el poder.

Pese al congelamiento de tarifas como el transporte y la electricidad, además del anuncio de que hombres y mujeres pagarán por igual los planes de salud privado -que antes castigaba a la mujer sólo por ser fértil-; las medidas de fondo han tardado en llegar.

Una de ellas y que sí se materializará, es la creación de una nueva Constitución, que reemplace a la creada en plena dictadura militar en 1980. La idea cuajó entre un acuerdo entre la mayoría de los partidos que componen el Congreso Nacional y determinó que existiera un plebiscito de entrada el 26 de abril, cuando los ciudadanos contestarán dos preguntas: si está de acuerdo o no con la creación de una Nueva Constitución y, en caso de que se redacte nuevamente, prefiere que lo haga una Convención Mixta (50% congresistas actuales más 50% ciudadanos electos por el pueblo) o mediante una Convención Constituyente (100% elegidos mediante votaciones).

Luego de este hito, en caso de ganar la idea de crear una nueva Constitución -resultado que arrojan todos los sondeos realizados hasta el momento-, se escogerán a los miembros de este mecanismo, mediante sufragio el 25 de octubre, en una votación que tendrá, además, las papeletas para elegir alcaldes, concejales y gobernadores regionales.

No obstante, este periplo no ha estado exento de dificultades. Desde el ala progresista, agregaron indicaciones para que la Convención Constituyente tenga paridad de género (es decir, hombres y mujeres representados en igualdad), escaños reservados para pueblos originarios y listas de independientes. Si bien estas medidas fueron aprobadas por la Cámara de Diputados, aún falta la decisión del Senado.

Un escenario social y político movido en Chile, que ya tiene los ojos de Latinoamérica y el mundo puestos ahí. El futuro del país está en manos de las urnas.

 

Por Ricardo Campos Quattrucci




Input your search keywords and press Enter.